El nevo de Becker es una mancha de color marrón (lunar de luna) que por lo general se desarrolla en la adolescencia, aunque puede estar presente al nacimiento o desarrollarse durante la infancia. En la mayor parte de los casos el nevo se localiza en los hombros o en la parte superior del tronco, o en la espalda. Ocurre con más frecuencia en los varones. Por lo general, después de la pubertad, la mancha se vuelve más oscura y pueden nacer pelos dentro de la mancha (hipertricosis). También puede haber acné dentro del nevo. El nevo de Becker es debido a un crecimiento excesivo de la capa externa de la piel (epidermis), de las células formadoras de pigmento (melanocitos), y de los folículos del pelo ( folículos pilosos). La causa no se conoce pero es posible que se relacione a un aumento de los andrógenos (hormonas masculinas) como la testosterona, ya que afecta más a los varones y crece durante la pubertad.[1][2]

El tratamiento del nevo de Becker es hecho más por razones cosméticas y puede incluir tratamiento con láser para mejorar la apariencia de la mancha o la electrólisis para quitar el vello excesivo, y el tratamiento del acné.[1][2]

En casos muy raros, hay otros problemas asociados al nevo de Becker (cuando se conoce como “síndrome de nevo de Becker”), tales como el poco desarrollo (hipoplasia) de la mama u otros defectos de huesos o músculos. 
Última actualización: 10/4/2018

El nevo de Becker es una mancha oscura que aparece o se nota durante la adolescencia aunque puede estar presente al nacimiento o desarrollarse durante la infancia. Se localiza en el hombro o parte superior del tronco, aunque puede aparecer en otras áreas del cuerpo.[1] Después de la pubertad el nevo crece y se vuelve más oscuro. Pueden crecer pelos (hipertricosis) y acné dentro del nevo.[2] Por lo general, la mancha es grande, de color marrón, y situada en un solo lado del cuerpo. A veces puede cubrir más de la mitad de la espalda superior o el pecho.[1] 

El nevo de Becker es considerado una lesión benigna por lo general. En muy raros casos se ha encontrado una asociación con melanoma, un tipo de cáncer de piel que aparece cuando las células de la piel llamadas melanocitos se transforman en convierten en células cancerosas.[2]

En casos muy raros, puede haber anomalías de la piel, de los huesos o de los músculos del mismo lado donde está situado el nevo y en estos casos, la condición se llama “síndrome del nevo de Becker”.

Las señales y síntomas del síndrome del nevo de Becker son:[1][3]
  • Tamaño disminuido del seno que es más notorio en las mujeres
  • Ausencia del músculo pectoral mayor (el músculo del pecho)
  • Poco desarrollo de los músculos del hombro (la cintura escapular)
  • Curvatura anormal de la columna vertebral (escoliosis)
  • Defectos vertebrales
  • Costillas que están pegadas entre sí
  • Defectos o ausencias de los huesos de los brazos
  • Falta de desarrollo de los dientes y de la mandíbula
  • Pecho hundido (pectus excavatum) o pecho anormalmente prominente (pectus carinatum)
  • Pezones extra (supernumerarios)
  • Pelo ralo anormalmente bajo la axila del lado afectado del cuerpo
Última actualización: 10/4/2018

Todavía no se sabe cuál es la causa del nevo de Becker. Parece que los andrógenos (como la testosterona) desencadenan el desarrollo del nevo y por eso la mancha se hace mayor y más oscura, hay más pelos y más acné en la lesión, en los varones durante la pubertad.[2]
Última actualización: 2/1/2016

El diagnóstico por lo general se hace  por el aspecto característico del nevo, cuando el médico visualiza la piel afectada. Si no hay seguridad del diagnóstico, se debe hacer una  biopsia del nevo, un procedimiento en que se retira un pequeño pedacito de piel del nevo para que sea examinada en un microscopio y se pueda confirmar el diagnóstico.[4]
Última actualización: 10/8/2018

Debido a que la lesión es benigna y por lo general no causa síntomas, normalmente no se recomienda tratamiento. El tratamiento por lo general se hace por fines cosméticos,  debido a que los pacientes sufren con la apariencia, pero es importante evaluar bien si los beneficios superan los riesgos antes de hacer un tratamiento. Es muy importante que se confirme el diagnóstico, que, en la mayoría de las veces es hecho con el aspecto, pero si hay dudas se debe hacer una biopsia de la piel porque hay otras lesiones que se pueden confundir con el nevo de Becker. También se debe investigar si hay otras anomalías presentes (como los pechos pequeños o problemas en los músculos y huesos) y tratar el acné y otros problemas de piel que a veces existe dentro del nevo).[1][2]

El tratamiento se puede dividir en dos partes: eliminación del exceso de pelos (hipertricosis) y reducir las manchas (hiperpigmentación). El color marrón oscuro es menos evidente si la zona afectada se mantiene fuera del sol para que no se broncee. Los llamados láseres pulsados largos son eficaces en el tratamiento tanto de la hiperpigmentación como de la hipertricosis.[1][2] 

Para la hiperpigmentación se usan láseres Q-switched tales como el rubí Q-conmutado, el Q-switched Nd: YAG y los láseres de alexandrita Q-switch pero las manchas pueden volver. Otros tipos de tratamiento con láser incluyen el rejuvenecimiento fraccional con láser de fibra de 1550nm de longitud de onda, el láser ablativo, como el erbio 2490nm: YAG, que pueden resultar en cicatrices, cambio en la textura de la piel, acné bengalas, formación de milia, quemaduras temporales, piel rojiza (eritema) y formación de costras. Estos riesgos varían con cada modalidad láser.[4][2] El blanqueamiento con pomadas en la piel (tópico) también ha sido utilizado con éxito en algunos casos.[4]

Algunas personas se han hecho tatuajes para ocultar las manchas del nevo de Becker.[5]

Los pelos en exceso pueden rasurarse o reducirse con tratamientos repetidos con un láser de eliminación del vello o por electrólisis.[1][2] El acné puede ser tratado con pomadas y en los casos más graves con la isotretinoina oral.[1]

El nevo de Becker es una lesión cutánea benigna, y la transformación maligna, aunque se ha informado, es rara. Por lo tanto, no es necesario que se realice la vigilancia regular.[1][2][4]
Última actualización: 10/4/2018

La investigación ayuda a entender mejor las enfermedades y puede conducir a avances en el diagnóstico y en el tratamiento. Esta sección proporciona recursos para obtener información sobre la investigación médica y las formas de participar.

Ensayos Clínicos & Investigaciones sobre esta Enfermedad

  • ClinicalTrials.gov es un servicio en la red de los National Institutes of Health (NIH), que proporciona el acceso a la información sobre estudios clínicos en muchas enfermedades. Tiene una lista en inglés de los ensayos acerca de Nevo de Becker. Por favor note que no todos los estudios se están haciendo ahora, algunos de ellos han terminado o se van a realizar en el futuro. Visite el enlace de ClinicalTrials.gov para leer descripciones acerca estos estudios. Para hablar en español con alguien, llame a la Patient Recruitment and Public Liaison (PRPL) al 301-496-2563 y de su número telefónico completo incluyendo el código de área y de acceso internacional si procede. 

Los grupos de apoyo y las organizaciones de ayuda pueden ser de utilidad para conectarse con otros pacientes y familias, y pueden proporcionar servicios valiosos. Muchos proporcionan información centrada en el paciente, e impulsionan la investigación para desarrollar mejores tratamientos y para encontrar posibles curas. Pueden ayudar a encontrar estudios de investigación, y otros recursos y servicios relevantes. Muchas organizaciones también tienen asesores medicos expertos o pueden proporcionar listas de médicos y/o clínicas. Visite el sitio en la red del grupo que le interese o póngase en contacto con ellos para conocer los servicios que ofrecen. Recuerde que la inclusión en esta lista no representa un aval de GARD.

Organizaciones de Apoyo para esta Enfermedad

Sitios o Redes Sociales en la Internet


  1. Vanessa Ngan. Becker naevus. DermNet NZ. 2003; http://www.dermnet.org.nz/lesions/beckers-naevus.html.
  2. Rivers JK. Becker Melanosis. Medscape Reference. 2018; http://emedicine.medscape.com/article/1068257-overview.
  3. Wilson H. Y. Lo. Becker Nevus Syndrome. OMIM. May 4, 2000; http://omim.org/entry/604919.
  4. Becker’s naevus. British Association of Dermatologists. http://www.bad.org.uk/shared/get-file.ashx?id=72&itemtype=document.
  5. Becker’s Nevus. American Osteopathic College of Dermatology. http://www.aocd.org/?page=BeckersNevus.