Síndrome de Leigh



El síndrome de Leigh es una condición neurológica degenerativa hereditaria rara. Por lo general comienza en los bebés entre las edades de tres meses y 12 meses, a menudo después de una infección viral. En raras ocasiones, comienza en adolescentes y adultos. Los signos y síntomas suelen progresar rápidamente y pueden empeorar durante cualquier infección viral. Los primeros síntomas son la falta de succión en los bebés y la pérdida de control de la cabeza y de los movimientos voluntarios. Estos síntomas pueden ser acompañados con pérdida de apetito, vómitos, irritabilidad, llanto continuo y convulsiones.[1] A medida que la enfermedad progresa, los síntomas incluyen debilidad generalizada, falta de tono muscular, espasticidad, trastornos del movimiento, incapacidad para coordinar el equilibrio, la marcha o los movimientos de los ojos (ataxia cerebelosa) y neuropatía periférica con episodios de acidosis láctica, que puede conducir a un deterioro de la respiración, del corazón y de la función renal. En algunos casos hay un aumento en el tamaño del músculo cardíaco (cardiomiopatía hipertrófica).[2][3][4] 

Existen diferentes tipos de mutaciones genéticas que pueden causar esta condición. El síndrome de Leigh se puede clasificar en:[2][3][4] 
El término "enfermedad similar a Leigh" se usa a menudo para casos que son muy similares al síndrome de Leigh pero no tienen todas las características para satisfacer el diagnóstico.[3][2] Otras formas han sido descritas en poblaciones específicas. El tratamiento es sintomático y de apoyo. Algunos casos de síndrome de enfermedad similar a Leigh son tratables.[3]
Última actualización: 12/27/2016

Los síntomas del síndrome de Leigh varían mucho de persona a persona. Aunque se han documentado casos de personas con síndrome de Leigh con hallazgos neurológicos casi normales, estos casos son muy raros. La mayoría de los pacientes se presentan con problemas del sistema nervioso central y alteraciones del sistema nervioso periférico, sin problemas en otros órganos. Los siguientes hallazgos neurológicos pueden estar presentes en pacientes con síndrome de Leigh:[1][5] 
  • Anormalidades en el sistema nervioso central
  • Retraso en el desarrollo o regresión
  • Movimientos anormales de los ojos (nistagmo)
  • Debilidad de los músculos que controlan el movimiento del ojo
  • Atrofia óptica
  • Problemas para coordinar los movimientos (ataxia)
  • Dificultades en la alimentación (disfagia)
  • Retinitis pigmentosa
  • Parálisis de los nervios craneales
  • Debilidad
  • Tono muscular pobre (hipotonía)
  • Contracciones musculares involuntarias (distonía)
  • Anomalías respiratorias
  • Sordera
  • Alteraciones del sistema nervioso periférico
  • Polineuropatía
  • Miopatía.

Aunque el síndrome de Leigh por lo general sólo causa alteraciones neurológicas, hay pacientes que también tienen alteraciones en otros órganos. También hay algunos pacientes que tienen alteraciones en otros órganos y muy pocas alteraciones neurológicas. Algunas de las anormalidades no neurológicas del síndrome de Leigh son:[1]

  • Características físicas distintas
  • Alteraciones hormonales (estatura corta o tener mucho pelo (hipertricosis)
  • Músculo del corazón aumentado de tamaño (miocardiopatía hipertrófica)
  • Diarrea.
Última actualización: 12/27/2016

El síndrome de Leigh puede ser causado por alteraciones (mutaciones) en el ADN mitocondrial (ADNmt) o en el ADN nuclear. Los genes son formados de ADN. La mayoría del ADN se encuentra en el núcleo de la célula (ADN nuclear) y en menor cantidad se encuentra en las mitocondrias (ADN mitocondrial o ADNmt). Se estima que la mayoría de los casos son causados por una mutación en el ADN nuclear y que más o menos entre 10% - 40% de los casos de síndrome de Leigh son causados por una mutación en el ADNmt.[2][3]

Las mutaciones mitocondriales responsables por la enfermedad, en la mayoría de los casos, resultan en la disfunción de la cadena respiratoria (en particular los complejos I, II, IV, o V), de la coenzima Q, o del complejo de la piruvato deshidrogenasa. Los genes que causan el síndrome de Leigh de transmisión materna son MT-ATP6, MT-TL1, MT-TK, MT-TW, MT-TV, MT-ND1, MT-ND2, MT-ND3, MT-ND4, MT-ND5, MT-ND6, y MT-CO3.[2][3]

El síndrome de Leigh asociado al ADN nuclear es causado por mutaciones en más de 50 genes diferentes y puede ser sub-dividido de acuerdo al modo de herencia y al gen mutado.[4] Vea una lista (en inglés) de los genes envueltos en el síndrome de Leigh autosómico recesivo, síndrome similar a Leigh autosómico recesivo y síndrome de Leigh ligado al X.

Vea una lista, en inglés, sobre las diferentes mutaciones asociadas con el síndrome de Leigh.
Última actualización: 12/27/2016

El patrón de herencia para el síndrome de Leigh varía dependiendo de la mutación específica que causa la enfermedad en el individuo. Estas mutaciones se pueden heredar de forma autosómica recesiva, de forma recesiva ligada al cromosoma X, o como una mutación encontrada en el ADN mitocondrial. En algunos casos del síndrome de Leigh, la causa genética no se puede identificar.[6] 

La forma autosómica recesiva del síndrome de Leigh se ha relacionado con mutaciones en varios genes diferentes. Estos genes causan deficiencias de enzima específicas. Todos estos diferentes defectos genéticos parecen tener un efecto común sobre el sistema nervioso central, lo que resulta en el deterioro neurológico progresivo. 

Cuando el síndrome de Leigh es heredado de la madre como una mutación encontrada en el ADN mitocondrial (ADNmt), todos los hijos e hijas de una mujer afectada heredarán las mitocondrias con la mutación y serán afectados por la enfermedad, mientras que ninguno de los hijos e hijas de un hombre afectado heredaran la alteración ni desarrollaran la enfermedad.[6] Esto se explica porque todo el ADNmt humano proviene de la madre. 
Última actualización: 12/27/2016

Los criterios estrictos de diagnóstico, definidos en 1996, para el síndrome de Leigh son:[3]
  • Exámenes de imagen de la cabeza como una resonancia magnética del cerebro que muestra las lesiones en los ganglios basales y el tronco cerebral, a menudo asociadas con anormalidades de la sustancia blanca del cerebro (leucodistrofia) y atrofia cerebral, o una tomografía computadorizada mostrando áreas de baja densidad (hipodensidades) simétricas y a los dos lados, en estructuras del cerebro llamadas ganglios basales. 
  • Cambios neuropatológicos típicos: El estudio del tejido del sistema nervioso usualmente en la forma de pequeñas biopsias quirúrgicas o de cerebros completos en autópsia, muestra anormalidades que se caracterizan como "múltiples lesiones focales simétricas en los ganglios basales, tálamo, tronco cerebral, núcleos dentados y los nervios ópticos" (vea las diferentes partes del sistema nervioso que pueden verse afectados); o los cambios neuropatológicos típicos en un hermano (a) afectado (a) de manera similar. 
Como no todos los pacientes tienen los niveles de lactato aumentado, nuevos criterios diagnósticos no consideran este hallado necesario para el diagnóstico, y proponen que se incluya la disfunción de la mitocondria como otro criterio para el diagnóstico del síndrome de Leigh. 

El diagnostico se establece con el examen genético que muestra las mutaciones en los genes responsables por los diferentes tipos de la enfermedad. Un diagnóstico de síndrome similar a Leigh se puede considerar en las personas que no cumplen los estrictos criterios de diagnóstico, pero tienen características parecidas al síndrome de Leigh.[3]

Vea la lista de laboratorios que ofrecen el examen de genética para el síndrome de Leigh ofrecida por Genetic Testing Registry. La mayoría de las veces los laboratorios no aceptan contacto directo con los pacientes y sus familias solamente con un profesional de la salud. El profesional de genética puede orientar para saber si se necesita hacer el examen genético.
Última actualización: 12/27/2016

El tratamiento del síndrome de Leigh se dirige a los síntomas específicos presentes en cada persona. Puede incluir el uso de bicarbonato de sodio o citrato de sodio para el manejo de la acidosis láctica o el uso de medicamentos anti-convulsivos para las convulsiones, asi como el tratamiento de la distonía y miocardiopatía, y de los problemas nutricionales.[5][4] 

La progresión y los nuevos síntomas deben controlarse regularmente (generalmente cada 6-12 meses). Se recomiendan las evaluaciones con un neurólogo, oftalmólogo, audiólogo y cardiólogo.[5][4]

Debido a que la anestesia puede potencialmente agravar los síntomas respiratorios y provocar insuficiencia respiratoria, se debe considerar cuidadosamente su uso y monitorear de cerca antes, durante y después de su uso.[5][4]

Es posible un tratamiento específico para 3 tipos del "síndrome similar a Leigh” que se heredan forma autosómica recesiva, la enfermedad de los ganglios basales sensible a biotina-tiamina (BTBGD), la deficiencia de biotinidasa y la deficiencia de coenzima Q10 causada por la mutación en el gen PDSS2:[4]
  • La enfermedad de los ganglios basales se puede tratar administrándose la biotina (5-10 mg / kg / día) y la tiamina (en dosis que oscilan entre 300 y 900 mg) por vía oral lo antes posible en el curso de la enfermedad y de forma continuada durante toda la vida.
  • La deficiencia de biotinidasa (BTD) mejora cuando se tratan con 5-10 mg de biotina oral por día de forma continuada durante toda la vida en todas las personas con deficiencia profunda de biotinidasa.
  • La deficiencia de biosíntesis de coenzima Q10 se trata con coenzima Q10 oral (10-30 mg / kg / día en niños y 1200-3000 mg / día en adultos) que debe iniciarse lo antes posible en el curso de la enfermedad y continuarse durante toda la vida.

Última actualización: 12/27/2016

De acuerdo a datos de prevalencia en estudios hechos en Australia y en Suecia se estima que la prevalencia para el síndrome de Leigh es de 1 afectado para cada 30.000 o 40.000 nacimientos vivos. La prevalencia del nacimiento del síndrome de Leigh asociada al tipo mitocondrial es de 1:100.000 a 1:140.000 nacimientos.[3] La prevalencia del síndrome de Leigh asociada al ADN nuclear es de más o menos 1:40,000 nacimientos.[4]

El síndrome es más común en ciertas poblaciones. Por ejemplo, en la región de Saguenay-Lac-Saint-Jean de Quebec, Canadá 1 de cada 2.000 recién nacidos tienen el síndrome.[2] Una variante específica llamada la variante Feroe tiene una incidencia de 1 en 1.700. La variante Feroe se observa con mayor frecuencia en personas que viven en las Islas Feroe. El síndrome de Leigh es considerado como el trastorno mitocondrial más común de la infancia.[5]
Última actualización: 9/28/2016

La investigación ayuda a entender mejor las enfermedades y puede conducir a avances en el diagnóstico y en el tratamiento. Esta sección proporciona recursos para obtener información sobre la investigación médica y las formas de participar.

Ensayos Clínicos & Investigaciones sobre esta Enfermedad

  • ClinicalTrials.gov es un servicio en la red de los National Institutes of Health (NIH), que proporciona el acceso a la información sobre estudios clínicos en muchas enfermedades. Tiene una lista en inglés de los ensayos acerca de Síndrome de Leigh. Por favor note que no todos los estudios se están haciendo ahora, algunos de ellos han terminado o se van a realizar en el futuro. Visite el enlace de ClinicalTrials.gov para leer descripciones acerca estos estudios. Para hablar en español con alguien, llame a la Patient Recruitment and Public Liaison (PRPL) al 301-496-2563 y de su número telefónico completo incluyendo el código de área y de acceso internacional si procede. 

Los grupos de apoyo y las organizaciones de ayuda pueden ser de utilidad para conectarse con otros pacientes y familias, y pueden proporcionar servicios valiosos. Muchos proporcionan información centrada en el paciente, e impulsionan la investigación para desarrollar mejores tratamientos y para encontrar posibles curas. Pueden ayudar a encontrar estudios de investigación, y otros recursos y servicios relevantes. Muchas organizaciones también tienen asesores medicos expertos o pueden proporcionar listas de médicos y/o clínicas. Visite el sitio en la red del grupo que le interese o póngase en contacto con ellos para conocer los servicios que ofrecen. Recuerde que la inclusión en esta lista no representa un aval de GARD.

Sitios o Redes Sociales en la Internet

Organizaciones de Apoyo General


Estos recursos proporcionan más información sobre esta condición o de los síntomas asociados. Los recursos en la sección “Información detallada” contiene lenguaje médico y científico que puede ser difícil de entender. Es posible que desee revisar esta información con un médico.

Comience por aquí

  • Más información sobre esta enfermedad está disponible en MedlinePlus Genetics, el sitio Web de la National Library of Medicine (NLM) de los Estados Unidos para información al consumidor sobre enfermedades genéticas y los genes o cromosomas relacionados a esas enfermedades. Este recurso también provee descripciones de conceptos genéticos, un glosario de términos genéticos, y enlaces a otras fuentes de información sobre la genética. (en inglés)

Información Detallada

  • Online Mendelian Inheritance in Man (OMIM) es un catálogo en línea de los genes humanos y trastornos genéticos. Cada página específica tiene un resumen con la información que se ha publicado en revistas médicas. Aunque esta base de datos está diseñada para profesionales, OMIM puede ser útil para todos aquellos que buscan una información completa. Debido a que la información contenida en OMIM es compleja, es posible que necesite discutirla con un profesional médico. Los resúmenes están escritos en inglés, sin embargo tiene el recurso Google Translate para traducir la información a otros lenguajes.
  • Orphanet es una base de datos europea de aceso gratuito en la red sobre enfermedades raras y medicamentos huérfanos. Contiene enciclopedias médicas y un directorio de servicios especializados como servicios médicos, laboratorios, proyectos de investigación y asociaciones de pacientes.

  1. Leigh's Disease Information Page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. December, 2011; http://www.ninds.nih.gov/disorders/leighsdisease/leighsdisease.htm.
  2. Leigh syndrome. Genetics Home Reference. October, 2011; http://ghr.nlm.nih.gov/condition/leigh-syndrome.
  3. Thronburn DR & Rahman S.. Mitochondrial DNA-Associated Leigh Syndrome and NARP. GeneReviews. April 17, 2014; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1173/.
  4. Rahman S & Thorburn D. Nuclear Gene-Encoded Leigh Syndrome Overview. GeneReviews. October 1, 2015; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK320989/.
  5. Finsterer J. Leigh and Leigh-Like Syndrome in Children and Adults. Pediatr Neurol. 2008; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18805359.
  6. Leigh's disease. National Organization for Rare Disorders (NORD). 2009; http://www.rarediseases.org/rare-disease-information/rare-diseases/byID/392/viewAbstract. Accessed 10/6/2011.