Neuropatía óptica isquémica anterior



La neuropatía óptica isquémica anterior es una enfermedad de los ojos caracterizada por un infarto del disco óptico (papila, o parte central de la retina del ojo, donde salen los vasos de la retina) que lleva a la pérdida de visión. Hay dos tipos, la forma no arterítica y la forma arterítica, que muchas veces se asocia a la arteritis de células gigantes (que se puede llamar también  arteritis temporal).[1] La pérdida de visión en ambas formas es típicamente rápida (en minutos, horas, o días) y sin dolor. Señales y síntomas como malestar general, dolores musculares, dolores de cabeza en las témporas, dolor al peinarse el cabello, dolor en la mandíbula después de masticar, y sensibilidad a los lados de la cabeza sobre la arteria temporal (una de las principales arterias de la cabeza) pueden estar presentes con la arteritis de células gigantes. En el examen, la agudeza visual esta disminuida y el disco óptico están hinchado. En ambos subtipos, el examen del campo visual muchas veces es reducido en la zona central e inferior.[2] La pérdida visual suele ser permanente, con cierta recuperación dentro de las primeras semanas o meses. La forma arterítica se trata con corticoides. El tratamiento de la forma no arterítica con aspirina o con corticoides no ha sido efectivo.[1][2]
Última actualización: 10/24/2016

La neuropatía óptica isquémica anterior se puede dividir en no arterítica (neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica) o arterítica, que puede ser asociada con arteritis de células gigantes (arteritis temporal).[1] La pérdida de visión ocurren en las dos formas y, por lo general es bien rápida (en minutos, horas o días), y sin dolor. La pérdida de visión se nota a menudo al despertar, o puede ocurrir después de procedimientos como la cirugía de fusión espinal. Otros síntomas varían en gran medida entre los pacientes afectados:[1][2]

Neuropatía óptica isquémica anterior arterítica

  • Los pacientes con neuropatía óptica isquémica anterior arterítica muchas veces tienen otros síntomas distintos de la pérdida visual, tales como malestar general, dolor de cabeza, sensibilidad en el cuero cabelludo y dolor en las témporas, dolor en la mandíbula al masticar (claudicación mandibular), dolores musculares generalizados e hinchazón.
  • Los primeros síntomas de la neuropatía óptica isquémica anterior arterítica incluyen malestar general, pérdida de peso, fiebre, dolor abdominal, y falta de apetito (anorexia).
  • Las manifestaciones tardías de de la neuropatía óptica isquémica anterior arterítica, que aparecen años más tarde, incluyen una ocurrencia mucho más alto de aneurisma aórtico abdominal.
  • Un síntoma clave de la neuropatía óptica isquémica anterior arterítica es la visión borrosa o pérdida de visión temporal antes de que haya la pérdida permanente de visión.
  • La angiografía con fluoresceína, donde se inyecta un medio de contraste y se toma una serie de fotografías rápidas, puede ayudar a confirmar el bloqueo del flujo sanguíneo en la neuropatía óptica isquémica anterior arterítica.
Neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica
  • La neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica se caracteriza por la pérdida visual y pérdida del campo visual sin ningún otro síntoma. La pérdida visual no suele ser tan grave como la de la neuropatía óptica isquémica anterior arterítica.
  • La neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica es la forma más común de neuropatía óptica isquémica anterior y puede afectar hombres y mujeres de cualquier edad (más o menos 10% de los afectados son menores de 45 años). 
  • En el examen oftalmológico de los pacientes con neuropatía óptica isquémica anterior, la agudeza visual esta reducida, y se observa un defecto pupilar aferente.

El disco óptico puede ser pálido en la forma arterítica y de color rojizo en la forma no arterítica. En ambos subtipos, el examen del campo visual a menudo muestra un defecto en el campo visual inferior y central. La pérdida visual suele ser permanente, con una cierta recuperación posiblemente ocurre dentro de las primeras semanas o meses. En las próximas semanas puede haber atrofia óptica de diversos grados, que por lo general es generalizada, pero puede ser localizada.

Última actualización: 10/24/2016

La causa exacta es aún desconocida. La neuropatía óptica isquémica anterior es la forma más común de neuropatía óptica isquémica. La neuropatía óptica isquémica es una pérdida repentina de la visión central, la visión lateral o de ambas, debido a una disminución o interrupción del flujo sanguíneo al nervio óptico del ojo.

Para que podamos ver, el nervio óptico lleva los impulsos desde el ojo hasta el cerebro, donde se interpretan como imágenes. El nervio óptico se compone de un millón de pequeñas fibras nerviosas delicadas, que son como cables. Muchos vasos sanguíneos nutren el nervio óptico con la sangre rica en oxígeno y nutrición. En la neuropatía óptica isquémica, se produce la pérdida de visión debido a que el nervio óptico pierde su circulación sanguínea.

La forma no arterítica de la neuropatía óptica isquémica se cree que es causada por la aterosclerosis, debido a su efecto en la circulación de la cabeza del nervio óptico.[1]

La neuropatía óptica isquémica arterítica es causada por la inflamación de las arterias que suministran sangre al nervio óptico. Esta inflamación está asociada con arteritis de células gigantes, una enfermedad muy grave, que requiere un diagnóstico inmediato. La neuropatía óptica isquémica arterítica es causada por una repentina disminución de la circulación de la sangre en las arterias que irrigan el nervio óptico. Esto puede ser debido a una disminución temporal en la presión arterial, causada por una variedad de factores diferentes. Existe alguna evidencia de que existe una predisposición genética para esta enfermedad, pero aún no hay nada confirmado. Hay muchas condiciones diferentes que se pueden asociar con esta forma de la enfermedad, tales como lupus, vasculitis, virus, vacunas, hipertensión, aterosclerosis, migraña y enfermedades de la sangre.[1][2]
Última actualización: 10/24/2016

El tratamiento para la forma no arterítica de la neuropatía óptica isquémica implica el control de los factores de riesgo para la aterosclerosis, como la hipertensión arterial, la diabetes y otros.[1][2] 

En las personas con la forma arterítica de neuropatía óptica isquémica se recomienda que se consulte a un reumatólogo, y otros especialistas cuando sea necesario. El control de la presión arterial y la diabetes, es de poca utilidad en la recuperación de la pérdida visual, pero debe ser hecho para mejorar la salud general del paciente. Desafortunadamente, no existen tratamientos que sean eficaces en esta forma aunque hay muchos ensayos clínicos que estan estudiando más de una docena de diferentes tratamientos. Algunos estudios han investigado el uso de corticoides (prednisona) y sugieren una mejoría leve. Cuando la forma arterítica de neuropatía óptica isquémica es asociada a la arteritis de células gigantes, se pueden dar altas dosis de corticosteroides para evitar la pérdida de la visión en el otro ojo. Se está investigando el papel de la aspirina en la prevención de la enfermedad en el otro ojo, aunque en este momento no hay evidencia para apoyar su uso.[1]

Dispositivos de ayuda de baja visión (como lupas, anteojos, cartillas con letras grandes) pueden ayudar a las personas con pérdida de la visión.
Última actualización: 10/24/2016

Los grupos de apoyo y las organizaciones de ayuda pueden ser de utilidad para conectarse con otros pacientes y familias, y pueden proporcionar servicios valiosos. Muchos proporcionan información centrada en el paciente, e impulsionan la investigación para desarrollar mejores tratamientos y para encontrar posibles curas. Pueden ayudar a encontrar estudios de investigación, y otros recursos y servicios relevantes. Muchas organizaciones también tienen asesores medicos expertos o pueden proporcionar listas de médicos y/o clínicas. Visite el sitio en la red del grupo que le interese o póngase en contacto con ellos para conocer los servicios que ofrecen. Recuerde que la inclusión en esta lista no representa un aval de GARD.

Organizaciones de Apoyo para esta Enfermedad

  • Arthritis Foundation
    1355 Peachtree St. NE
    6th Floor
    Atlanta, GA 30309
    Teléfono gratuito: 1-844-571-HELP (4357)
    Teléfono: +1-404-872-7100
    Enlace en la red: https://www.arthritis.org

Sitios o Redes Sociales en la Internet


Estos recursos proporcionan más información sobre esta condición o de los síntomas asociados. Los recursos en la sección “Información detallada” contiene lenguaje médico y científico que puede ser difícil de entender. Es posible que desee revisar esta información con un médico.

Información Detallada


  1. Dahl AA. Anterior Ischemic Optic Neuropathy. Medscape Reference. 2016; http://emedicine.medscape.com/article/1216891-overview.
  2. Garrity J. Ischemic Optic Neuropathy. Merck Manual. 2016; http://www.merckmanuals.com/professional/eye-disorders/optic-nerve-disorders/ischemic-optic-neuropathy.
  3. Rizzuto PR. What Is Ischemic Optic Neuropathy?. American Academy of Ophthalmology. March 01, 2016; http://www.aao.org/eye-health/diseases/what-is-ischemic-optic-neuropathy.